Que saber cuando contratamos un seguro de Salud

La primera pregunta que nos deberíamos hacer es: ¿Necesito un seguro de salud?

Se puede hacer un cálculo estimado de lo que nos gastamos al año en médicos especialistas, como por ejemplo: odontólogo, psicólogo, ginecólogo, fisioterapeuta, pediatra, podólogo… etc. Según cuales sean nuestras necesidades y las de nuestra familia, es posible que nos salga más rentable contratar un seguro de salud u otro.

Cuando decidimos contratar un seguro de salud, tenemos que tener claras cuales son y van a ser nuestras necesidades con respecto a la salud y cuales son nuestras preferencias.

Si tenemos médicos de confianza a los que siempre acudimos, debemos comprobar que estos estén incluidos en el cuadro medico de la compañía o bien elegir una cobertura de reembolso, mediante la cual aunque nuestros médicos no estén en el cuadro medico podremos acudir a ellos y posteriormente la compañía nos devolverá de un 80 a un 100% del coste.

Hay que conocer y ser conscientes de las carencias de cada cobertura. La carencia se refiere a un periodo inicial en la vida de la póliza en el que algunas afecciones no van a ser atendidas. La que mas interés puede tener y que mas o menos se puede prever es la del parto, la gran mayoría de las compañías tiene carencia para esta cobertura que va desde los 6 hasta los 12 meses. Estas carencias suelen eliminarse cuando ya hemos tenido un seguro de salud anterior. Incluyo los plazos de carencia de una póliza de Santalucia.

CARENCIA

Otra característica que debemos elegir o no es el copago. Si elegimos el seguro de salud con copago, nos cobraran una cantidad fija cada vez que hagamos uso de las prestaciones, según el uso que hagamos de las mismas. Se suele elegir esta característica pata abaratar el precio. Lo mas importante en este caso es ser consciente de a cuanto asciende este copago. Os pongo un ejemplo del copago que aplica la compañía Sanitas.

COPAGO

Ademas es interesante saber si tenemos cobertura dental y con que condiciones, pues varia mucho de unas compañías a otras.

Todas las pólizas de salud tienen exclusiones, hay que conocerlas y estar seguro de que nuestras preexistencias (posibles problemas de salud anteriores a la contratación) no están incluidas entre ellas y son conocidas por la compañía, para evitar futuros problemas.

Si en tu caso, ya tienes contratado tu seguro de salud, compara precios y coberturas, es posible que puedas ahorrarte dinero y mejorar la calidad de la prestación.